Mi comida favorita

por | 30 Ago, 2022 | Reflexiones

Esta es la clásica pregunta de Rai que hace cada cierto tiempo:

“Si tuviesen que elegir un plato para comerlo el resto de la vida, ¿cuál sería?”

Pero querer comer de lo mismo hasta el fin de los días, ¿la convierte en tu comida favorita?

La que nunca te cansas de comer, ¿podrías comerla for ever and ever?

Mi plato favorito es el arroz con huevo y ojalá con ensalada de tomate al lado. Eso sí que tiene que ser con el buen tomate.

El tomate de verdad.

Ese recién cosechado que te  comes a mordiscos y con sal.

¿Podría comer eso de por vida?

¡De ninguna manera!

Con lo que me gusta él tomate, no creo poder evitar una úlcera en el camino.

Mis platos preferidos no son tanto las preparaciones sino con quién se comparte.

El tomate por ejemplo, me trae puros buenos recuerdos. Por simples que sean, como esa vez que Ricardo y yo paramos a la orilla del camino a comprar tomates. No nos aguantamos  y nos fuimos comiendo uno el resto del viaje.

El repollo aliñado con muuuuuuucho limón cómo no va a ser una de mis comidas preferidas si me acuerdo de mis tres hijos.

Tantas otras recetas que me evocan el recuerdo de mi papá…de mi mamá…de mi abuela… de las amigas que están lejos… de tantas personas que han pasado y marcado mi vida.

Una cena con amigos, las comidas familiares o aquel plato que probaste en un viaje brotan de repente como instantes inolvidables, porque los recuerdos también se forman según el contexto que los refuerza, en este caso, por la compañía, el lugar o los sentimientos que nos hizo experimentar la comida en un preciso momento.

En la creación de la memoria, toman parte los cinco sentidos, pero los más potentes son el gusto y el olfato.

Estos tienden a crear fuertes vínculos con los recuerdos y las emociones porque se trata de memorias asociativas, un tipo de memoria que almacena información por asociación con otras informaciones.

Así, un plato tradicional como un cocido te puede recordar a la cocina de tu casa, que instintivamente relacionamos con un lugar en el que disfrutar.

Se pueden ver las conexiones entre la cocina, los recuerdos y la familia en películas como Ratatouille (2007), donde el rígido crítico Anton Ego regresa inmediatamente a su tierna infancia cuando prueba el plato que ha sido preparado especialmente para él.

Ratatouille

Esa es mi comida preferida…el de los recuerdos lindos.

¿Y el tuyo?

0 0 votos
Article Rating
Subscribe
Notificar
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios

Soy María Luisa Ginesta

Autora del Libro La Llave y Directora de la Fundación EntreTodas

Todos me dicen Chica, me encanta escribir, conversar y me llena ayudar a muchas mujeres a vivir una vida con propósito sanando su interior.

Visítanos en nuestras redes sociales

Artículos Relacionados

Tradiciones

Tradiciones

Mientras preparo una caja “Dieciochera” para mandarle a Pedro, la cual hago cada vez que me acuerdo…me di cuenta de que no solo estaba reforzando una tradición sino que además la estaba imponiendo. Jorge está en Suiza y me queda un poco lejos para haberle mandado una...

Tesoros perdidos…

Tesoros perdidos…

De los 58 años que tengo hoy día, solo puedo nombrar dos cosas que me penan hasta el día de hoy. La figura de San Jorge y el dragón y la medalla con el a. San Jorge y el dragón Cuando recién llegamos a vivir a Holanda - por el trabajo de mi marido - una noche...

Mi peor desastre en la cocina

Mi peor desastre en la cocina

El único desastre que se me viene a la mente es cuando se me ocurrió participar en un concurso gastronómico el año 1991. Poster de aquel concurso Decidí participar. Y, ¿por qué no? ¿qué podía perder? Para irme a la segura me fui a buscar una receta del libro “Mi...