Doula de la muerte con Marcela Stoppel

por | Jul 30, 2021 | Conversaciones

El origen de la palabra “doula” viene de la Antigua Grecia y significa “sierva” o “esclava”. Mujeres dedicadas a una familia que, además, asistían durante el parto y postparto de la mujer.

En la actualidad, la figura de una doula nada tiene que ver con este concepto de esclavitud, sino a la mujer que acompaña a la embarazada durante el parto. Este término se utiliza desde los años 70 y fue la antropóloga Dana Raphael la que acuñó la acepción actual de doula por primera vez en 1974.

Así como algunas mujeres brindan apoyo profesional y emocional a las embarazadas antes, durante y después del parto, también existe un grupo que acompaña a las personas durante la etapa final de su vida.

Un poco de historia sobre la primera doula de la muerte

La primera doula de la muerte fue Phyllis Farley, que en 1998 decidió poner en marcha un programa de voluntariado con las que denominó doulas  para apoyar y solucionar las necesidades de las personas en los últimos momentos de la vida.

En ese momento Farley tenía 80 años y se le ocurrió la idea tras escuchar una conferencia sobre la importancia de tener compañía antes de morir.  Farley vio los cuidados físicos y emocionales que tienen las mujeres al dar a luz, y se dio cuenta de que también debían aplicarse a la hora de morir.

En junio de 2001 puso en marcha un proyecto conjunto entre la Junta Judía de Servicios para Familias y Niños de Nueva York y el NYU Medical Center, y formó al primer grupo de Voluntarios Doula.

Las doulas de la muerte

Las doulas (del griego, mujeres que acompañan) están para apoyar y solucionar las necesidades de las personas en el último momento de la vida. Es alguien que acompaña a la persona que está muriendo y la ayuda en su transición. Otros lo llaman «un amigo en la muerte», como la asociación británica  Vivir bien, morir bien.

Es a menudo un papel que se lleva a cabo en una comunidad, con el objetivo de ayudar a las personas en duelo a superar la muerte a través de reconocerla como parte natural e importante de la vida. Su papel está también relacionado con los centros de cuidados paliativos o cuidados al final de la vida, de modo parecido al que la partería lo está con la obstetricia.

Tener a un extraño en nuestro lecho de muerte es una imagen que nadie, a priori, querría experimentar en primera persona. El final ideal de la vida se asocia más a la familia, a la intimidad y al menor sufrimiento posible. Y en este punto, el de evitar el sufrimiento, es precisamente en el que ha surgido la figura de esta profesional que pretende ser el perfecto acompañante para el último viaje, un ayudante para morir mejor.

Marcela Stoppel nos explica que debemos poner a la persona que está muriendo y a su familia en el centro. Trabajar con el corazón abierto para crear una atmósfera de apoyo amoroso, amabilidad, respeto, dignidad y normalidad para ayudar a la gente a sentirse más seguro y en paz en el momento de la muerte, guiándoles, dándoles confianza y apoyo en la forma en que lo necesiten.

«Creo que es muy importante que se nos eduque sobre la muerte consciente de la misma manera que aprendemos sobre el nacimiento y el parto consciente. Nos preparamos rigurosamente para la entrada y no tenemos preparación para nuestra salida»

Cuidar a alguien que está muriendo puede ser traumático y confuso para los miembros de la familia, especialmente en una cultura donde el cuidado de los muertos no está arraigado en la sociedad. Una doula de la muerte puede guiar a los miembros de la familia a través del proceso de la muerte, diciéndoles qué esperar y actuando como un defensor de ellos y del difunto con representantes del hospital, funerarias y otro personal que pueda estar involucrado en el proceso de la muerte.

Se trata de un apoyo integral que cada vez solicitan más personas, tanto cuando están solas como cuando están en familia, pero que no se ha extendido porque la muerte está asociada a la negación y el fracaso, porque es de mal gusto hablar de morir.

Muchas personas asocian el término «doula» con una partera, gracias al creciente movimiento doula que brinda apoyo y defensa a las futuras madres. Los doulas de la muerte consideran que su trabajo es igualmente importante, ya que la vida y la muerte son dos caras de la misma moneda, y algunas incluso se llaman a sí mismas «parteras de la muerte» para enfatizar la conexión entre el nacimiento y la muerte. 

Si quieres contactar a Marcela Stoppel puedes hacerlo aquí

Las ‘do​ulas de la muerte’ acompañan y asesoran al enfermo y su familia cuando ya no hay vuelta atrás nos cuenta Marcela Stoppel

Soy María Luisa Ginesta

Autora del Libro La Llave y Directora de la Fundación EntreTodas

Todos me dicen Chica, me encanta escribir, conversar y me llena ayudar a muchas mujeres a vivir una vida con propósito sanando su interior.

Visítanos en nuestras redes sociales

Otras Conversaciones

Personas P.A.S. con Vilma Bustos

Personas P.A.S. con Vilma Bustos

¿Te has preguntado alguna vez quién eres?  "Conócete a ti mismo." Sócrates Conocernos es fundamental para nuestra autoestima; entendiéndola como la forma en que las personas se sienten respecto de sí mismas y se evalúan. Es ese sentimiento que tenemos...

Tai Chi, Chi Kung y neurociencia con Héctor Leoz

Tai Chi, Chi Kung y neurociencia con Héctor Leoz

El Tai Chi y Chi Kung son dos artes marciales milenarias que nos llenan de energía. Tanto el Tai chi y Chi Kung se han catalogado como opciones de relajación que ayuda a reducir el estrés y la ansiedad, además de mejorar la flexibilidad del cuerpo y el equilibrio...

PNL ¿Qué es y cómo utilizarla? con Alicia Montero

PNL ¿Qué es y cómo utilizarla? con Alicia Montero

¿Programación neurolingüística? ¿Concepto nuevo? Realmente la Programación neurolingüística (PNL) no ha aparecido ahora, tiene sus inicios en la década de 1970 y en estos últimos años se ha confirmado como una de las principales tendencias para potenciar nuestra...

0
Me encantaría conocer tu opinión, comenta.x
()
x